Hace tiempo que lo venían buscando y promoviendo, pero al parecer recién ahora lograron realizar los primeros nanogeneradores comercializables, que actualmente tienen suficiente energía como para potencialmente abastecer de energía LCDs, LEDs y diodos láser con el simple movimiento de los dedos o partes del cuerpo.
Estos generadores microscópicos son de 1/500 del ancho de un cabello y están unidos con átomos de óxido de zinc piezoeléctricos, los cuales producen cargas eléctricas al ser doblados o tensados. Luego las almacena en un condensador eléctrico.
El doctor Zhong Lin Wang, junto con su equipo del Instituto de Tecnología de Georgia, puso una serie de estos nanogeneradores en un chip de ¼ del tamaño de una estampilla, apiló cinco de ellos y los presionó con los dedos para producir la energía equivalente a dos pilas AA (unos 1,5 voltios).
“Este acontecimiento representa un hito en el camino hacia la producción de dispositivos electrónicos portátiles que puedan ser alimentados por movimientos corporales y sin el uso de baterías”, celebró Zhong Lin Wang.
Puede no ser mucha energía, pero el científico confía en mantener la tasa de mejoras para luego poder nutrir artefactos que requieran más energía. Para lograrlo, esperan encontrar alguna empresa que quiera producir los nanogeneradores y estiman que podrían llegar al mercado en un plazo de unos tres a cinco años.